La sentència del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, de 26 de març de 2015, en referència a l’assumpte C-601/13, posa de manifest la possibilitat d’utilitzar com a criteri d’adjudicació, en certs tipus de contractes de serveis de caràcter intel·lectual, de formació i de consultoria, l’experiència i el currículum dels membres proposats. En aquest sentit, es pronuncia el Tribunal expresament com segueix:

Habida cuenta de las anteriores consideraciones, procede responder a la cuestión prejudicial que, para la adjudicación de un contrato de prestación de servicios de carácter intelectual, de formación y de consultoría, el artículo 53, apartado 1, letra a), de la Directiva 2004/18 no se opone a que el poder adjudicador establezca un criterio que permita evaluar la calidad de los equipos concretamente propuestos por los licitadores para la ejecución de ese contrato, criterio que tiene en cuenta la constitución del equipo, así como la experiencia y currículo de sus miembros.